El Baúl: las colecciones de la FAHHO / FAHHO

El Baúl: las colecciones de la FAHHO / FAHH

Autor: Sebastián van Doesburg (UNAM /BIJC).

Boletín FAHHO Digital No. 20 (Nov 2022)



 

Los distintos pueblos que hoy habitan el territorio del estado de Oaxaca son portadores de una asombrosa diversidad cultural. Miles de años de convivencia con una geografía accidentada y una flora y fauna variada obligó a las primeras comunidades a adecuarse y especializarse, aunque siempre apoyadas por un intenso intercambio de ideas y objetos con otros, a veces con distancias sorprendentemente largas. El resultado de esta extensa trayectoria es un abanico de expresiones y conocimientos culturales vivos y la existencia de un patrimonio arqueológico e histórico de gran importancia que documenta su devenir. En muchos aspectos, este patrimonio destaca por ser muy particular y característico de su espacio, de acuerdo con las experiencias vividas en estas tierras, rasgo que lo hace especialmente valioso en el contexto nacional e incluso mundial. Desde las ciudades y sociedades complejas prehispánicas, pasando por los dramáticos años de la colonización española y el inicio de una convivencia forzada y complicada con sus representantes, profundos procesos de adaptación y adecuación resultaron en la actual situación donde a veces parecen coexistir en Oaxaca dos mundos distintos, y, a su vez, profundamente interdependientes y entreverados: las culturas de la ciudad y sus satélites y las culturas de las numerosas comunidades indígenas. Sin embargo, entre estas dos no hay un vacío, sino un espacio de transición donde se tejen mil conexiones que son constantemente negociadas. Numerosos testimonios culturales, tanto del pasado como del presente, dan cuenta de las complejas relaciones entre estos dos mundos, relaciones tan entretejidas que ni siquiera tendrá sentido esbozarlas en el corto espacio de este texto introductorio. Por cierto, tal complejidad social —que puede expresarse en seguida por medio de episodios de violencia— es a la vez tierra fértil para el arte y la invención o innovación constante, por lo que Oaxaca es, al mismo tiempo, un caldo de cultivo para numerosos experimentos y experiencias sociales y culturales. Al crearse la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca hace más de veinte años, este panorama constituyó el telón de fondo y la condición natural para buscar en qué aportar a las comunidades y colectivos para la protección de su patrimonio y medio ambiente, la revalorización de sus culturas y la mejora de la vida y la educación en general a partir de distintos puntos de vista. Desde un inicio, la FAHHO concentró su trabajo en ocho campos de acción: educación, cultura y conservación del patrimonio, salud, asistencia social, medio ambiente, apoyo en desastres naturales, deporte y proyectos productivos. Sin embargo, dentro de este panorama, son los proyectos de cultura, conservación del patrimonio y medio ambiente donde decidió operar los propios en el seno de la Fundación.

Aun así, el terreno cubierto es amplio y diverso. Por ejemplo, a lo largo de su existencia, la FAHHO ha creado y abierto al público varios acervos culturales importantes que representan los intereses de sus fundadores y colaboradores más comprometidos. Podemos reconocer temas como el arte textil, que en Oaxaca ha llegado a grandes alturas de las manos de tejedores de las comunidades indígenas; la filatelia y numismática, parte del clásico coleccionismo; los archivos históricos, fuentes indispensables para conocer la trayectoria de las culturas de Oaxaca y, por supuesto, las bibliotecas especializadas de todo tipo: para niños, para investigadores del pasado y de la diversidad cultural de Oaxaca, y para literatos o amantes de la lectura. Al mismo tiempo, se ha buscado aportar a la conservación y restauración del patrimonio arquitectónico edificado, artístico y documental de Oaxaca, colaborando con instituciones como el INAH, el municipio, con instancias internacionales o de manera individual. Por supuesto, este ramo de la Fundación, iniciado en 1994, tuvo su origen con la participación de Alfredo Harp Helú en la restauración del exconvento de Santo Domingo —en ese momento por medio de Fomento Social BANAMEX— y la Capilla Abierta de Teposcolula por cuenta propia; la formación de Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI) en 2003 y la fundación de la Casa de la Ciudad y el Taller de Restauración en 2004.

Además de lo anterior, son de interés las expresiones actuales y la innovación que surgen de la creatividad de las y los oaxaqueños inspirados en su vasto legado cultural e histórico. En este sentido, las colecciones no son concebidas solo desde la perspectiva de la conservación, sino, sobre todo, para servir de inspiración y fuente de información. Esta mirada a la actualidad y al futuro permea muchos de los proyectos de la Fundación. Con el crecimiento de las colecciones vinieron las reflexiones sobre su accesibilidad y la necesidad de adoptar las nuevas tecnologías que se insertaban en la vida de las personas en todo el mundo para ofrecer un nuevo acceso. Cuando en 2012 se inauguró la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova (BIJC), se propuso trabajar el tema de manera sistemática. Desde el inicio, la filosofía era trabajar con aplicaciones de código abierto y minimizar la dependencia de las grandes empresas de la gestión bibliográfica y de colecciones. La idea era diseñar un sistema hecho a la medida que pudiera servir no solo para las necesidades de la Fundación, sino también para las de otras instituciones culturales de Oaxaca que no disponen de los fondos para pagar los servicios profesionales de las empresas. Un sistema creado así no solo significa que lo puede gestionar y manipular el personal local capacitado, sino también permite adaptarlo a diferentes situaciones y tamaños.

El primer grupo de trabajo que se formó para explorar este camino se constituyó por personal de la bijc, del Museo de Filatelia y de la Biblioteca Francisco de Burgoa perteneciente a la uabjo, pero aliado histórico de la fahho. Posteriormente, otras filiales se unieron a la iniciativa. Ya que la catalogación es un proceso lento y la integración de un portal debe tomar en cuenta las características distintas de las colecciones e instituciones que las resguardan, la primera etapa fue más bien un trabajo casi invisible; sin embargo, puso las bases para lo que sería el portal de la fahho en línea que ahora se presenta. Además, la inercia de los proyectos y actividades diarias no nos pemitían trabajar de lleno en un portal, y aún no sentíamos la urgencia de contar con presencia en línea. Suficiente trabajo había al atender las necesidades de servicio y conservación a diario. No obstante, esto iba a cambiar muy pronto. La aparición de la actual pandemia por el sars-cov-2 en diciembre de 2019 hizo evidente la urgencia de tener los catálogos y acervos accesibles en línea. El cierre de las bibliotecas y museos significó un golpe para la Fundación, cuya labor no es otra que la de compartir sus acervos y los de otras personas e instituciones con el público de Oaxaca, en forma de bibliotecas, archivos, exposiciones, eventos y conciertos, sea para la población local o para los visitantes. En consecuencia, se decidió usar el tiempo de la pandemia para trabajar aceleradamente en la catalogación y digitalización de las colecciones y conformar el portal de acceso a las colecciones llamado Baúl fahho. Su logo está inspirado en el machimbrado “en cola (escalonada) de milano”, tan típico de los antiguos arcones de Choapan de los que la bijc resguarda varios. Al mismo tiempo, se diseñó el nuevo sitio web de la Fundación que sirve como una presentación de la misma y en la que encontramos información sobre los objetivos, la misión y la visión, pero también sobre el equipo y las distintas iniciativas que la conforman, de las cuales, varias mantienen sus propios sitios web. Ahora, por primera vez, la fahho se presenta en línea con un portal integrado, de manera conjunta y articulada, que explica qué es lo que hace, cómo y dónde, además de dar acceso a los distintos acervos. Dentro de ello estamos contemplando también la memoria institucional. A más de veinte años de haberse establecido la Fundación, estamos en un buen momento para mirar atrás y contemplar el amplio panorama de acciones y proyectos y todos los productos que de ahí surgen, como libros, revistas, exposiciones, grabaciones, fotografías, informes y memorias. Parte de este pasado está incorporado, pero aún le falta mucho. Esperamos que con el tiempo la plataforma pueda convertirse en bitácora y memoria de las actividades, exposiciones y publicaciones de la Fundación, desde su creación hasta la actualidad, como un complemento del Fondo fahho, una colección de la bijc que reúne todo lo que se ha podido agrupar de libros, revistas, folletos y otros formatos publicados por la Fundación en las últimas dos décadas. Por cierto, debemos reconocer que el portal no es un trabajo terminado y que no todo está catalogado (aunque sí inventariado), sino solo una primera etapa de un proceso que tendrá que actualizarse y complementarse constantemente. Actualmente, se cuenta con 44314 títulos catalogados y 5345 objetos digitales en línea. En los meses y años por venir, los equipos de la fahho seguiremos añadiendo y corrigiendo para asegurar que cada vez más información sea localizada de manera digital. En este sentido, es importante resaltar que la plataforma es el producto de un esfuerzo compartido que necesitará de la continua atención de todos para hacerla crecer. ¡Muchas gracias a quienes han participado en este gran proyecto!

Acervo fotográfico de Irmgard Weitlaner en el Repositorio Digital FAHHO

Acervo fotográfico de Irmgard Weitlaner en el Repositorio Digital FAHHO

Autor: Roxana García (BIJC).

Boletín FAHHO Digital No. 20 (Nov 2022)



 

Ha sido todo un viaje y un placer el conocer cada una de las fotografías que la maestra Irmgard Weitlaner Johnson tomó durante sus viajes a diferentes pueblos originarios de México y de los países colindantes del Sur. En ellas no solo he visto textiles y sus diversas formas de elaboración, también he conocido paisajes, montañas, ríos, formas de organización social y personas que habitan esos lugares. Dada esta coincidencia, a continuación hablaré de la colección fotográfica de la maestra Irmgard Weitlaner, acervo que catalogué en tiempo pandémico, desde noviembre de 2020 hasta principios de este año. Para mostrar un poco sobre su vida debo decir que la maestra Irmgard (1914-2011) fue hija del antropólogo y lingüista austriaco Roberto Weitlaner, de quien heredó el gusto por conocer pueblos originarios de América. Sus primeras expediciones fueron en la zona chinanteca y mazateca de Oaxaca. En sus fotografías se puede observar que el trayecto lo realizó en su mayoría en animales de carga, atravesando ríos o puentes colgantes, y solo alguna vez en tren o avioneta. Dedicó su vida al estudio de las tradiciones textiles de México y Mesoamérica y en años posteriores tuvo una escuela de jóvenes aprendices de esta tradición. En varias de las fotografías aparecen quienes fueron sus compañeros de viaje: Jean Bassett Johnson, Bernard Bevan, Guy Stresser-Péan, Bodil Christensen, entre otros.

Estos investigadores publicaron diversas obras con temas antropológicos, etnográficos y de textiles que surgieron de su atenta observación en estos recorridos, tales como The Mazatec Calendar (1946) de Robert e Irmgard Weitlaner, Brujerías y Papel Precolombino (1971) de Bodil Christensen, y Los chinantecos y su hábitat (1987) de Bernard Bevan. 

Algunas de las escenas e imágenes que han llamado mi atención muestran la pulcra vestimenta de las mujeres en una procesión religiosa de Puebla, adornadas con abundantes tlacoyales que forman un rodete en la cabeza y rematado con un paño de gasa; los coloridos y floreados huipiles mazatecos acompañados de un enredo blancoazul de telar; los geométricos y brocados huipiles chinantecos que abundan en rojo; los elegantes posahuancos mixtecos teñidos con caracol o añil; la gran variedad de fajas labradas en diferentes estilos y figuras; los quechquemitl de tan geométrica y complicada elaboración, así como la singularidad y arte de cada malacate o aguja para la creación de innumerables textiles. El acervo fotográfico Irmgard Weitlaner contiene alrededor de 22000 imágenes en diferentes formatos (positivos, negativos, gran formato, diapositivas, fotopostales) que se resguardan en la bóveda fría de la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova. Actualmente se ha catalogado una parte de las de “formato positivo”.

En los años venideros, la catalogación de este acervo continuará con el fin de que más personas puedan conocer las tradiciones textiles y el recorrido de Irmgard entre los años 1935-1975.

La tarea de catalogar a veces puede resultar tediosa porque implica revisar detenidamente cada fotografía y hacer una descripción objetiva de la que no escape, ni sobre nada; pero también implica documentarse, comparar y revisar bibliografía. En este caso, la información que contiene cada imagen se complementa con los diarios de campo y las notas que la maestra Irmgard tomó en cada recorrido. Aunado a ello, las fotografías están relacionadas con otras que pueden haber sido tomadas desde otro ángulo, desde otro formato o desde la cámara de alguno de los viajeros que la acompañaron. En el Baúl de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, un portal para acceder a bibliotecas y a otros acervos culturales que promueve esta institución, encontraremos un repositorio digital en el que participan la Biblioteca Francisco de Burgoa, el Archivo Libanés de México, la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, entre muchas otras. En esta última se encuentran fotografías ya digitalizadas y catalogadas de la colección Irmgard Weitlaner, misma que se irá actualizando. Para la catalogación hemos empleado la plantilla Qualified Dublin Core a través de DSpace 6.3.

Todas las fotografías tienen una calidad media o estándar para facilitar su descarga en línea, y por supuesto, se pueden solicitar digitalizaciones de mayor resolución para fines académicos. Esperamos que este repositorio sea una herramienta para investigadores y curiosos que deseen conocer los textiles mexicanos, los lugares que Irmgard visitó, así como las costumbres de estos pueblos. Te invitamos a visitar este acervo que la BIJC y la FAHHO ponen a tu disposición.

El Día Internacional de la Lengua Materna. La confusión entre los conceptos de ‘lengua materna’, ‘lengua indígena’ y ‘lengua minoritaria’

El Día Internacional de la Lengua Materna. La confusión entre los conceptos de ‘lengua materna’, ‘lengua indígena’ y ‘lengua minoritaria’.

Autor: Sebastián van Doesburg (FAHHO-UNAM)



En noviembre de 1999, la Asamblea General de la UNESCO declaró la fecha del 21 de febrero de cada año como Día de la Lengua Materna (DILM). La intención de la asamblea era promover la protección de la diversidad lingüística en el mundo, el plurilingüismo adentro de las países, regiones o sociedades y promover el reconocimiento de los derechos lingüísticos como parte de los derechos humanos. La Unidad 2 (“educando para una cultura de paz”) de la Resolución C 30/5 de la UNESCO, en que se anunciaba el DILM, estaba sobre todo enfocado al tema de la educación.[1]

En México, y especialmente en Oaxaca, territorio con una excepcional diversidad lingüística, la celebración de este día se ha convertido en un evento con relevancia política. Sin embargo, es muy común encontrarnos en los comentarios en redes y en la prensa con una confusión entre los conceptos de ‘lengua materna’, ‘lengua indígena’ y ‘lengua minoritaria’. Revisemos a qué se debe que la UNESCO usa la expresión ‘lengua materna’.

El origen de la declaratoria de la UNESCO se remonta a los sangrientos hechos del día 21 de febrero de 1952, cuando estudiantes de la Universidad de Daca fueron acribillados por la policía de Pakistán Oriental (ahora Bangladesh) por demostrar a favor de su lengua materna, el bengalí, que había sido ‘prohibida’ desde 1948, año en que el gobierno de Pakistán había declarado el urdú como única lengua oficial.[2] La muerte de los estudiantes catalizó el Movimiento por la Lengua Bengalí (reconociendo el 21 de febrero como Día de los Mártires) en una poderosa fuerza política que en 1956 logró el reconocimiento del bengalí -y su escritura derivada del devanagari- como lengua oficial de Pakistán Oriental. Con el tiempo, el movimiento condujo a la independencia de Bangladesh (“el país de la lengua bengalí”) en 1971. El bengalí es también una de las 23 lenguas oficiales reconocidas en la vecina India.

Ahora bien, el término “lengua materna” propuesto por la República de Bangladesh para la resolución es un tanto confuso y desafortunado, ya que no necesariamente significa una lengua discriminada e incluso puede ser una lengua agresivamente dominante. La lengua materna es aquella lengua que hablamos desde la casa, desde la infancia, la que nos enseñan los aduntos de la casa antes de los 3 años de edad. Hoy en día, para la mayoría de los oaxaqueños, la lengua materna es el español; incluso para muchos que hablan una lengua indígena como segunda lengua. Para los 44 millones de hablantes del bengalí en la Pakistán Oriental, el bengalí era su lengua materna y su uso público estaba siendo prohibido por el gobierno dominado por hablantes del urdú. ¿Pero porqué no aplicaron el término ‘lengua indígena’ o ‘lengua minoritaria’ al caso del bengalí en 1999, año de la resolución de la UNESCO?

21 de febrero de 1952, Universidad de Daca, Pakistán Oriental (Bangladesh). (Wikimedia Commons). Autor: Prof. Rafiqul Islam.

Las lenguas indígenas son aquellas que se hablaron originalmente y se siguen hablando en los territorios colonizados por los europeos en los años entre el temprano siglos XVI y el inicio de la Primera Guerra Mundial, cuando Europa controlaba 84% del mundo.[3] Al independizarse estos territorios durante los siglos XIX y XX, los creadores de los nuevos países generalmente optaron -bajo la ideología del nacionalismo- por conservar y promover la lengua del colonizador y discriminar las lenguas habladas al interior. Por lo mismo, el término ‘lengua indígena’ no dice absolutamente nada sobre estas lenguas mismas; sólo que todas comparten el hecho histórico de haber sido excluidas durante el proceso de la formación de los países a favor de la lengua del colonizador original (el español en nuestro caso, el portugués, inglés y francés en otras partes de las Américas). Las lenguas indígenas son las de aquellos pueblos colonizados que no pudieron formar un país propio durante el movimiento independista.

Esta situación era distinta en la Repartición de la India en 1947 y 1948, donde no se impuso automáticamente el inglés como la lengua del poder -lo que sí había pasado en Estados Unidos y Australia-, sino lenguas locales como el urdú (en Pakistán Occidental), el hindi (en la India, al lado del inglés), el cingalés y tamil (en Sri Lanka) y el birmano (en Birmania o Myanmar). Por supuesto, en estas situaciones se oprimieron múltiples otras lenguas -como el bengalí-, pero con la formación de la nación de Bangladesh en 1971, el bengalí se hizo la única lengua nacional, por lo que difícilmente aplica el término “lengua indígena”.[4]

Una lengua minoritaria es aquella lengua que, sin ser necesariamente indígena, se habla en menor número que la lengua dominante o mayoritaria en un país o región. Así, el romaní (de los llamados ‘gitanos’), el plautdietsch (de los menonitas) y el mixteco son lenguas minoritarias de México, pero sólo la última es también indígena. ‘Lengua minoritaria’ sólo describe la situación de la lengua en relación a la región considerada: el mixe es una lengua minoritaria en el estado de Oaxaca, pero no en el municipio de Tlahuitoltepec. Y con sus 44 millones de hablantes en la Pakistán Oriental en 1952, el bengalí -hoy la sexta lengua más hablada en el mundo- nunca fue una lengua minoritaria, sino la lengua dominante. Por lo anterior, la resolución de la UNESCO usa -un tanto desafortunadamente- el término “lengua materna”, aunque la redacción de la resolución revela que se refiere a todas las lenguas discriminadas, sean indígenas, minoritarias o maternas.

El objetivo de la resolución de la UNESCO es reconocer y promover la diversidad lingüística, el plurilingüismo y los derechos lingüísticos “como piedras claves para la sustentabilidad y la paz”.[5] El programa de la UNESCO busca particularmente “avances en la educación multilingüe apoyada en la lengua materna […] sobre todo en la educación temprana” y “más compromiso a su desarrollo en la vida pública”. Por lo mismo, es una declaración importante para el caso de Oaxaca, donde se concentra el 50% de la diversidad lingüística de México en términos de número de lenguas, aunque como país estamos en el número 186 de la lista mundial en términos de diversidad efectiva.[6] Un estado donde décadas de discurso sobre una educación bilingüe han producido sólo escasos resultados y donde seguimos luchando con la dificultad de incluir esta diversidad en el sistema judicial y de salud. Sobre todo, la presencia del Ejecutivo y del Magisterio en los actos oficiales de ese día debería representar más compromiso y responsabilidad política, más sinceridad y menos celebración mediática y simbólica.



Resumen:

-Lengua materna: su definición depende de la persona

-Lengua indígena: su definición depende de la historia

-Lengua minoritaria: su definición depende de la región



[1] http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001206/120679e.pdf#page=184

[2] Esta particular protesta estaba dirigida contra la propuesta “reconciliadora” del gobierno de escribir el bengalí en la escritura arábica-persa usada para el urdú.

[3] En extensión se pueden incluir las lenguas minoritarias en los territorios de otros poderes imperiales o expansionistas, como los imperios de China y de Japón.

[4] Algunas lenguas tibeto-birmanas minoritarias habladas en Bangladesh se encuentran en peligro de extinción.

[5] https://en.unesco.org/international-days/international-mother-language-day

[6] El INALI reconoce 364 variantes de lenguas indígenas nacionales, ordenadas en 68 agrupaciones lingüísticas, 15 de las cuales se hablan en Oaxaca, representando éstas 176 variantes. Sin embargo, el 99.3% de la población de México habla el español, por lo que la probabilidad de que dos mexicanos escogidos al azar hablen dos lenguas maternas distintas es sumamente baja. Simons, Gary F. y Charles D. Fennig (coords.). 2017. Ethnologue: Languages of the World. Twentieth edition. Dallas: SIL International. Agradezco a Michael Swanton haberme pasada esta referencia.